viernes, 8 de agosto de 2014

El esplendor de los Omeyas cordobeses (2001)


El esplendor de los Omeyas cordobeses (2001)
Director: Francisco J. Polonio
El Califato de Córdoba, también conocido como Califato Omeya de Córdoba o Califato de Occidente, fue un estado musulmán andalusí proclamado por Abderramán III en 929. El Califato puso fin al emirato independiente instaurado por Abderramán I en 756 y perduró oficialmente hasta el año 1031, en que fue abolido dando lugar a la fragmentación del Estado omeya en multitud de reinos conocidos como taifas. Por otro lado, la del Califato de Córdoba fue la época del máximo esplendor político, cultural y comercial de al-Ándalus.

Abderramán III, el esplendor de Al-Andalus
(Córdoba, 7 de enero de 891-Medina Azahara, 15 de octubre de 961), 
es el octavo emir independiente (912-929) 
y primer califa omeya de Córdoba (929-961), 
con el sobrenombre de an-Nasir li-din Allah
"aquel que hace triunfar la religión de Dios"
-------o0o-------
Período omeya, concretamente al siglo X, donde hallaremos la figura de un soberano español 
recordado por los historiadores como el más tolerante de su dinastía: Abderramán III.
( Comienzo del glorioso reinado )
A principios del año 912, Abdalá reúne a sus visires y valíes presentando a su nieto Abderramán como sucesor del emirato, para que le presten juramento de obediencia y fidelidad. Con solo veintidós años recibe en sus espaldas el peso del reino, encontrando un imperio desgarrado por la anarquía y la guerra civil, dividido entre una muchedumbre de distintas razas, expuesto a las continuas invasiones de los príncipes cristianos y a punto de ser absorbido por leoneses o por africanos. La población recibió con alegría su llegada al poder, porque en su valentía y juventud tenían puestas las esperanzas de paz y estabilidad.


La Historia nos revela que cumplió fielmente con su destino, pero para ello tuvo que luchar contra todas las adversidades que la vida le presentó, demostrando al mundo que era un rey al servicio de su pueblo y que por él llegó a sacrificar incluso su vida personal. Un ejemplo digno de ser recordado fue durante el paso del califato al mayor de sus hijos, Al-Haken, cuando el joven Abdalá es cegado por la envidia y cede ante la trama de una conspiración. El destino quiso que este terrible suceso no se cumpliera y llegara a oídos de Abderramán, el cual tuvo que dictar el más terrible castigo para un padre y para un juez: la muerte. El príncipe Al-Haken se presentó ante el emir implorando que se retirase esta horrible sentencia contra su hermano Abdalá, mas el desconsolado padre tuvo que reunir las fuerzas necesarias para responder:
-------o0o-------
«…Si yo tuviera ahora la suerte de ser un hombre particular, haría lo que tú quieres y lo que reclama mi corazón. Pero, como rey, debo poner los ojos en la posteridad y en la paz de mis Estados, y dar a mis pueblos ejemplo de justicia; y así, lloro amargamente a mi hijo y lo lloraré mientras me dure la vida…».
-------o0o-------

Allí vivió los últimos años de su vida, donde esperó a que la muerte se lo llevara, un 16 de octubre del año 961, a los setenta y dos años de edad y con cincuenta de difícil reinado. Cuentan que en sus últimos días estuvo melancólico, pero siempre afable con cuantos le rodeaban. De una forma tranquila y serena abandonó este mundo uno de los más gloriosos reyes de España. De Medina Azahara tan solo quedan ruinas y las estrofas de los poetas que describen su belleza. Pero del soberano nos queda algo más que un vago recuerdo: nos queda su ejemplo de tolerancia, sabiduría y justicia, que nosotros, como herederos de su importante legado, debemos continuar para lograr un mundo nuevo y mejor.

-------o0o-------
 ((( Descarga Emule )))
Grupo Riper: chpw-Género: Documental-SATRip

El Taller de RicardoTecela
Exposición de Mosaicos Arabescos


No hay comentarios:

Publicar un comentario